COMUNIÓN ATÁVICA

“COMUNIÓN ATÁVICA” es el partido formado por gente normal de Ciudad Real que quiere normalizar la vida política de nuestra ciudad y estar a la altura de las listas del resto de partidos concurrentes.

La lista está encabezada por el popular Benito Serpentín que fue recadero de Casa Mazo durante más de treinta años. Benito estudió Gramática en la Universidad Interior, y recibió una mención de honor por su poema “Oh, Elisa, qué bonita eres” escrito en endecasíbalos triples. Tras terminar la carrera, estuvo trabajando en el Gabinete juridíco del famoso procurador local Don Esteban Gómez, a quien sustituyó en el puesto un día de verano.  El candidato Sr. Serpentín es diputado regional, provincial y nacional; tres veces senador; procurador, jurisconsulto, procónsul, y delegado general. Ha militado activamente en todos los partidos políticos y todos los ha abandonado por aburrimiento, hasta que decidió crear un partido propio, a su imagen y semejanza.

Con esta lista, el Sr. Serpetín espera obtener mayoría relativa y dejar Ciudad Real que no la conozca ni el que la fundó. Para ello se ha rodeado de un equipo humano excéntrico con una media de edad de 79 años. En él hay representantes de todos los géneros, edades y oficios. Cada uno ha sido elegido al detalle para ocupar una concejalía específica. El programa electoral se irá creando poco a poco en estos días, según se vea cómo caen a la gente. En palabras de su cabeza de lista, Sr. Serpetín “Comunión Atávica no tiene una línea de pensamiento concreta. Nuestra acción depende de lo que más convenga. Que en tal barrio conviente decir ‘esto’, pues esto será; que en tal otro conviente decir lo contrario, pues sea. La verdad es que nos da igual. Lo único que nos mueve sinceramente es ganar y manejar el cotarro a nuestro antojo. Por eso, nuestro partido es una muestra representativa de lo que hay en la ciudad. Y a quien no le guste que se  lo monte mejor, y aquí paz y después gloria“, recalcó.

La dirección de MUNDO RANCIO, como buen medio local, se ha vendido a este partido, para hacerle la campaña como Dios manda. De todos modos, siguiendo el ejemplo consuetudinario local, nos reservamos el derecho de vendernos a cualquier otro partido que ofrezca algo mejor.