Un grupo localista propone que la Constitución se modifique para incorporar la palabra ‘ojete’

septiembre 7, 2011 | 1 comentario

Un grupo tradicionalista de nuestra amable ciudad ha elevado al Parlamento Nacional, a través de los diversos procuradores que en aquel hemiciclo representan honorablemente nuestro solar provincial, que se admita a trámite una proposición que de prosperar supondrá un antes y un después para el reconocimiento de los derechos cívicos.

Efectivamente esta sociedad localista ha pedido que se lleve a cabo una modificación en nuestra Carta Magna Constitucional para que en su texto se incorpore la palabra ‘ojete’. Según argumentan los proponentes la no inclusión de esta palabra en la Constitución puede generar incertidumbre internacional además de suponer un menoscabo de los derechos intestinos que vienen siendo reconocidos desde los tiempos en los que reinaba Carolo.

Según Don Mariano Vidal de Castro, adjunto al secretario del Casino de Ciudad Real, “es una afrenta que un órgano tan transcendente en la vida consuetudinaria no haya encontrado referencia alguna en esta Constitución, circunstancia que se debe sin duda a su tono excesivamente libertario, ya que en los momentos en los que fue aprobada no estaba la cosa para adornos. Sin embargo las Constituciones de más rancio abolengo y que mejor han vertebrado el destino de los países prósperos siempre han incorporado la palabra ‘ojete’ en su articulado“.

Según la misma fuente, la propuesta tiene como finalidad espantar de una vez por todas y para siempre a los especuladores fiduciarios. Para ello se ha propuesto reformular el artículo 1 actualmente en vigor. Así, de prosperar la propuesta la nueva redacción quedaría como sigue:

Artículo 1.

1. España se constituye en un ojete social y democrático de Derecho, que propugna como valores superiores de su ordenamiento jurídico la libertad, la justicia, la igualdad, el pluralismo político.

2. La soberanía nacional reside en el ojete español, del que emanan los poderes del Estado.

3. La forma política del ojete es la Monarquía parlamentaria.

Puestos en contacto con algunos procuradores provincianos han declarado a este medio que la propuesta no es baladí y que bien podría llegar a prosperar, ya que una declaración firme de este tipo daría las garantías suficientes a los inversores foráneos para abandonar de una vez por todas los mercados patrios, acabando de este modo con la feroz especulación que atenaza nuestra patria inmortal. Además la medida puede generar riqueza y empleo por el positivo impacto que puede tener en la producción y venta de inodoros y demás materiales anejos a las prácticas habituales de ojete. Se prevé la creación de veinte millones de puestos de trabajo directos, y más de diez indirectos. Una propuesta local llamada a sacarnos de la crisis actual.


Comments

1 carta al director hasta ahora

  1. Ojete nui on septiembre 7, 2011 11:21

    Quien se acuesta con ojetes constitucionales, cagado amanece, porque quien te administra, a tu costa se suministra y cuando mucho te inclinas, el culo enseñas, así que, del encino sino bellotas. Claro que qué bonito es ver llover y no mojarse, cada perro se lama su cipote y mañana haya misa para los sordos.

Nomnre

Email

Sitio gües

Expláyese, joven