Entrega nº 21. “Pero pese a todo ello…”

mayo 4, 2011 | Deje usted un comentario

Pero pese a todo ello y pese a tantos inconvenientes señalados, sigue habiendo potenciales legiones de voluntarios, dispuestos a sumarse al desfile electoral y dispuestos igualmente, a montarse en el machito de un cargo. Es este uno de los misterios más insondables de la política. Si está preñada de inconvenientes y de pesares ¿cómo es que sigue habiendo personas dispuestas a padecer tales suplicios? O ¿es que los pesares que se ayuntan al cargo, no lo son tanto y existen otras recompensas invisibles?

Hay quien proclama como explicación de todo ello, la enorme vanidad de los humanos. Sentirse señalado por el dedo del destino. O sentirse elegido para una pequeña gloria de fama local y efímera. Tales designios y tales designaciones, debilitan la carne y el alma de los inicialmente reticentes y dudosos. Y cuando han descubierto el sabor del licor que contiene la copa del poder, acaban aficionándose a esa libación repetida que causa un dulce sopor. (Continuará).


Comments

Nomnre

Email

Sitio gües

Expláyese, joven