Entrega nº 15. “Cuando decidió aparcar el inventario de posibilidades”

abril 28, 2011 | Deje usted un comentario

Cuando decidió aparcar el inventario de posibilidades del tarjetón –ante su impotencia anagramática y su cansancio verbal– María empujó la puerta con una sonrisa invisible.

— “Don Pedro, buenos días y buena suerte en el sorteo. Ha llamado don Esteban del Hierro, quiere que le llame o que vaya al depósito, dice que es muy urgente”.

—  “Pedro –oyó a lo lejos, Cazuela– confirmado lo de Esquinas. Ha sido un infarto, olvídate de lo que te comenté sobre el shock tóxico, y sobre posibles envenenamientos”.

— “Bueno, daré por cerrado el sumario, con la certificación de muerte por accidente cardiovascular y me olvidaré de la tarjeta”.

—  “¿De la tarjeta?, –inquirió del Hierro–¿de qué tarjeta hablas Pedro?”.

— “No, nada, nada Esteban; son cosas mías sin importancia. Muchas gracias y Feliz Navidad, si no nos vemos”. (Continuará)


Comments

Nomnre

Email

Sitio gües

Expláyese, joven