Mundo Rancio resuelve la trama de las facturas pseudofalsas

diciembre 1, 2010 | 1 comentario

MUNDO RANCIO te ofrece en exclusiva las facturas aportadas por el denunciante imputado en el llamado “Caso Ciudad Real”.

En la tarde noche de ayer se recibía en la Redacción de Mundo Rancio un sobre anónimo cuyo contenido provocó la reacción inmediata de todo el equipo informativo. Con Don Lino a la cabeza, se encomendó la apertura del sobre al Sr. Rubisco, mancebo recién llegado a la Redacción por recomendación de su humilde padre, Sr. Rubisco, a quien, en pago por ciertas humillaciones públicas y privadas esta Redacción tuvo a bien satisfacerle mediante la admisión, en calidad de aprendiz, de su vástago benjamín. El temor a un sobre explosivo condicionó aún más la delegación de apertura en este joven imberbe.

Después de comprobar que no había peligro para ninguno de los presentes, Don Lino, con gran prudencia leyó la breve misiva que acompañaba a otros documentos de mayor relevancia. La nota autógrafa, firmada por su autor, decía:

A Don Lino, Director de Mundo Rancio

Estimado Señor, como usted sabrá por los medios informativos nacionales y locales, me he visto obligado contra mi voluntad a interponer denuncia en el Juzgado de Ciudad Real en contra de mi propio interés e integridad, para denunciar y hacer públicos los extremos delictivos a los que sin ninguna duda ha llegado la gestión habitual del Consistorio municipal. Con esta denuncia, en la que inculpo a varios responsables públicos de esa administración, me condeno a mí mismo de forma consciente, y reconozco ante usted que he confeccionado y emitido facturas falsas para cobrar más de lo que debía y por vías y cauces heterodoxos.

Sin embargo, estoy convencido, y a usted invoco en esta labor, no me cabe duda de que detrás de esta autodenuncia hay una cortina de humo en mi contra, que no desea si no verme apartado de la condición de dinámico empresario y desistir de la cobranza de los miles de sueldos que se me deben. Así pues, y para salir en mi defensa ante este atropello, declaro que soy inocente absolutamente de los cargos de los que se me imputan. Y que junto a las decenas de facturas falsas que he elaborado, el centenar de contratos que he amañado, los miles de sueldos que he cobrado de manera heterodoxa, puedo demostrar mi absoluta inocencia. Para demostrarlo aporto a su medio tres facturas, con el deseo de que las haga públicas de forma inmediata.

Le rogaría asimismo que no difundiera esta carta, por ser su contenido privado y no querer yo causarme más perjuico del que consciente y voluntariamente me he causado.

Don Lino, todo ha sido un montaje, una cortina de humo para impedir que la verdad salga a la luz. Las facturas falsas son falsas. En usted deposito mi defensa y mi dignidad. Estaré encantado de resarcir económicamente sus esfuerzos de la forma que mejor convengamos. Puesto que está pronta la fecha de liquidación del IVA del último trimestre podría hacerle una factura por la compra de unos tirantes y una docena de vitolas con cuyo importe podrá usted sanear sus deudas ulteriores.

Suyo afectuosísimo.

J.R.M

Las facturas aportadas en el mismo sobre se reproducen a continuación. La primera corresponde a mobiliario para la casa de los suegros del empresario, adquirido en un conocido establecimiento de Puertollano.Tiene fecha 14 de Mayo de 1928

La segunda, de 24 de Octubre de 1932, corresponde a una remesa de alubias de nueva temporada compradas en Malagón que iban destinadas al convite de boda de la hija menor del empresario y no, como se ha difundido falsamente, a financiar de forma heterodoxa al Partido Conservador de aquella localidad.

La última factura, de 18  de Abril de 1915, corresponde a una remesa de Mistela blanca de Tomelloso que iba dirigida a la abuela del empresario, gran aficionada a tan digestónica bebida, prescrita por su doctor personal.

Como se puede comprobar todas las facturas van sin IVA. Quede pues todo lo dicho para defensa del empresario autoinculpado, inocente de todos los cargos que se autoimputa, y víctima de una estrategia difamatoria probablemente diseñada por su propio gabinete jurídico, a instancias suyas y por recomendación propia. Este medio ha sabido que el responsable de este gabinete mantiene relaciones sentimentales con la abuela del imputado. Fue ella quien al detectar un empeoramiento en la calidad de la mistela suministrada por su nieto, podría haber iniciado una campaña de descrédito y demérito contra él. El imputado ha confirmado que el deterioro de la remesa ha sido consciente y tenía como fin ulterior que su abuela agitara a su compañero sentimental a fin de que iniciara contra él una campaña de denuncias, fomentadas y consentidas posteriormente, pero de manera involuntaria, por el propio autoimputado. Mundo Rancio sigue la pista de la abuela.

Seguiremos informando.


Comments

1 carta al director hasta ahora

  1. Kaytxar on diciembre 25, 2010 3:46

    Buenas noches, Mundo Rancio
    Vengo a felicitar en estas fechas tan señaladas tanto a D. Lino como a D. Nicanor…se les añora.
    Hago extensiva la Felicitación a todos los lectores y colaboradores de este Mundo de parte de toda la Heskoria

Nomnre

Email

Sitio gües

Expláyese, joven