Doble del benefactor local Sr. D. Domingo Díaz de Mera afirma ser un viajero temporal

noviembre 17, 2010 | 6 comentario

Instantánea del "Diaz de Mera antisistémico" captada en un momento de su paso por la redacción

Defiende haber venido del futuro para prevenir a la población local de misteriosos desastres que él mismo contribuiría a desencadenar, así como a predicar la necesidad imperiosa de implantar el “comunismo libertario”

La por lo general apacible redacción de MUNDO RANCIO se vio envuelta en la tarde noche de ayer en un insólito acontecimiento de dimensiones cósmicas. Un sujeto de aspecto desagradable se introdujo en las instalaciones del diario, exigiendo insistentemente una audiencia con su director, Don Lino, que finalmente hubo de recibirle a pesar de hallarse pronto a partir al casino. El extraño personaje, que, si bien aparentando algunos años más y bajo una capa de mugre, guarda un extraño parecido físico con nuestro benefactor y filántropo local Sr. Don Domingo Díaz de Mera, defendió en presencia de D. Lino ser el propio empresario venido del futuro próximo, y haber viajado en el tiempo para alertar a la vecindad de ciertos desastrosos extremos que su “yo actual” estaría contribuyendo a desencadenar en épocas futuras. “Yo encarné un modelo de desarrollo local insostenible e irresponsable, inspirado en lo peor del capitalismo financiero-especulativo y pos-industrial de vuestros tiempos, que se revelaría de consecuencias nefastas mucho más pronto de lo que nadie pensaba. Yo mismo quedé sorprendido cuando éstas llegaron. Tras un breve periodo de viaje interior, desorientación y apresuradas lecturas científicas y políticas, sufrí una transformación radical, y decidí consagrar el resto de mi vida a la causa anticapitalista. Pero era demasiado tarde: todo indicaba que el daño era irreversible. El remordimiento no me dejaba vivir, conociendo el papel que yo mismo había tenido a la hora de desencadenar aquellos acontecimientos. En un acto desesperado, decidí liquidar todos mis negocios e invertir el dinero en la creación de una máquina del tiempo. Tras algunos años, el trabajo dio sus frutos“. El improbable personaje afirmó haber conseguido así “una segunda oportunidad“, gracias a la cual habría vuelto para “evitar mis peores errores y abrirle los ojos a la sociedad“, que gracias a él al parecer, entendería que la única vía posible de futuro pasa “por la lucha revolucionaria basada en los valores del comunismo libertario, y por la creación de un nuevo humanismo capaz de movilizar a la multitud contra los mecanismos estructurales de alienación cultural y material del capitalismo posfordista“.

Don Lino, que ante declaraciones tan incomprensibles como claramente delictivas había transmitido ocultamente órdenes de telefonear a la Guardia Civil y al Obispado, continuó preguntando al sujeto, con intención de prolongar su presencia en el recinto. Ante la pregunta de cuáles eran esos desastres que se avecinaban y de por qué acudía a la redacción de MUNDO RANCIO en vez de ir a departir consigo mismo, el autodenominado viajero temporal afirmó no poder revelar los detalles por temor a desencadenar una profecía autocumplida; del mismo modo, dijo no poder interaccionar con su yo actual por poder ello provocar todo tipo de bucles y cataclismos cósmicos. “Desconocemos todavía el funcionamiento de estos viajes y nuestros cálculos son inexactos; de hecho, yo planeaba haberme materializado algunos días antes del pasado 29 de septiembre, para poder aprovechar la coyuntura de la huelga general y desencadenar una revolución popular. Y ya ve qué día es hoy”.

Sin haber podido comprender apenas unas pocas palabras de lo que le contaba el estrafalario caballero, pero hilando sagazmente la conversación, Don Lino comenzó a contar algunas divertidas anécdotas sobre la figura de San Martin de Tours, efeméride santoral del día de ayer.  Si bien el viajero cuántico se mostró en un comienzo muy interesado en lo que Don Lino contaba, llegados a un punto le interrumpió diciendo que “en cualquier caso, yo fui, o soy, solo un pequeño eslabón local de las cadenas del capitalismo, que no debe impedirnos tener una comprensión global de los problemas sistémicos y de la necesidad de una lucha planetaria por la emancipación y contra el capital“, y aclarar que “no debe identificarse mi llegada con pretensiones de un vanguardismo revolucionario de tipo leninista, y ¡encima con viajes en el tiempo!. Todo lo contrario. Diría incluso que mi viaje temporal refuta definitiva y científicamente algunos de los peores rasgos del marxismo-leninismo, particularmente la concepción lineal de la historia heredada como residuo hegeliano“, a todo lo cual Don Lino contestó que desde luego, que estuviera sin cuidado. Inmediatamente después, el Díaz de Mera ucrónico manifestó la necesidad de ir al baño. Minutos más tarde, personada ya la Benemérita y el propio obispo, se revelaría que se trababa de una estratagema para huir por la ventanilla del excusado, sin dejar más rastro que unas octavillas anunciando la celebración de una charla impartida por él con el título “Microresistencia y estrategias revolucionarias locales-globales en una ciudad de provincias neoliberal”, el próximo jueves en el Casino a las 17 horas.

En posterior contacto telefónico de Don Lino con la fiscalía de nuestra localidad, con la intención de denunciar todo tipo de delitos contra el honor del Sr. benefactor local D. Domingo Diaz de Mera, el señor fiscal, Sr. López, si bien preocupado por los hechos, comunicó la existencia de ciertos obstáculos, no tanto derivados de no tratarse de delitos perseguibles de oficio, sino del hecho de que de confirmarse que el denunciado fuera efectivamente una aberración espacio-temporal y no de un mero perturbado, se plantearían todo tipo de dilemas y paradojas tanto de índole procesal como epistemológica y física, “por no hablar de que quedarían refutadas varias prestigiosas interpretaciones de la mecánica cuántica contra las que nada tengo”.  Para mayor seguridad, sin embargo, por solicitud de la fiscalía y del cuerpo de serenos, la alcaldía ha emitido un bando alertando de la presencia en nuestra dimensión y nuestras calles de este personaje ya conocido como “Diaz de Mera antisistémico”, y aconsejando a los vecinos tomar ciertas precauciones y recomendaciones para el buen mantenimiento del orden y la paz social.


Comments

6 cartas al director hasta ahora

  1. Seguidillo on noviembre 17, 2010 18:49

    Quería preguntar a Don Lino si Hipofosfitos quita las agujetas producidas por un exceso de hilaridad a raiz de la lectura del artículo.

    X_DDD

  2. Nata on noviembre 17, 2010 19:13

    Grande!

  3. Don Hilario on noviembre 17, 2010 21:52

    Creo que tan alta visita merece que se organice un encuentro para solicitar otro avistamiento, vayamos a un lugar concreto, a una explanada, a una plaza, a un altozano, y esperemos, seguro que las ondas sinusoidales llegan a ese holgado tiempo y vuelve. Que alguien proponga fecha, hora y lugar.

  4. Cel on noviembre 18, 2010 17:58

    XDDDDDDD
    QUé grande!

  5. Protactínio on noviembre 18, 2010 22:23

    ¡Ahí estamos, don Lino! Con las tres bes: balor, boluntad y buevos. Dos copas de Anís Hervás a su salud. Y, desde este mismo momento, cuando -por la más estricta obligación- deba referirme al mentado negociante, lo haré denominándolo “el famoso filántropo… ma non troppo.” Y reconocé su autoría de usted.

    (Por cierto: ¿era la afamada casa Agapito Hervás de Miguelturra la destiladora y embotelladora de la famosa ginebra “Gin Hebra” que destrozó nuestras juveniles mentes allá por los primeros 70 del pasado siglo? Loor y gloria, lo sea o no.)

  6. jefe de policía del Aaiún on noviembre 19, 2010 21:06

    Salam malecum,
    rogamos se nos informe si se vuelve a tener noticias del peligroso activista para solicitar la extradicción por revueltas en Sahara Occidental.
    Gracias

Nomnre

Email

Sitio gües

Expláyese, joven