La polémica de las patatas.

enero 25, 2010 | Deje usted un comentario

Con gran acierto ha diseñado nuestro Consistorio las Jornadas sobre cocina alfonsí, en honor del egregio y regio fundador de esta noble y leal ciudad el Rey Alfonso X “El sabio”. El acierto es doble, porque no sólo permite impulsar en esta época de crisis la afluencia de forasteros, que con gusto y asombro recorren las calles de nuestra sosegada ciudad, sino que suponen un magnífico estículo para el comercio local y para la intendencia alimentaria, sobre todo de quienes se ocupan de suministrar en nuestra ciudad, y para tal fin, todos los suculentos manjares con los que se elaboran los platos que distinguen esta peculiar cocina alfonsina. Las fórmulas y recetas de esa época son de todo punto desconocidas,  como ha manifestado el Cronista oficial de la ciudad Sr. D. Manuel López Camarena:

“efectivamente existió una cocina propia de las épocas del Cid, de Alfonso X el Sabio o de Cervantes, pero que El Cantar de Mío Cid, las Cantigas o El Quijote no incluyen ninguna receta de cocina.”

pero tal desconocimiento no importa si ello permite tener entretenidos a los proveedores y cocinillas de nuestra ciudad.

Es secreto poco conocido que la cocina ciudadrealeña, y el habitual alimento de sus vecinos, tiene su origen en las ideas del Rey Sabio. E igual que dio a la Historia ese magna obra que son las Siete partidas, así, es sabido, que, tras fundar nuestra protociudad (Villa Real), escribió la poco o nada conocida obra Los Siete zancarrones, en la que recogió la rica despensa local y la sabiduría de su cocina.


Por estas razones, y por el acierto extraordinario de nuestro Consistorio no terminamos de entender a qué esas malhadadas críticas realizadas por nuestro Cronista oficial, quien debiera ser defensor a ultranza de esta iniciativa, se acomode o no a la realidad histórica. Y es que el Sr. López Camarena, en varios medios de difusión ha cuestionado el rigor de esta iniciativa:

“Desde este punto de vista, reflexionó sobre la necesidad de que los profesionales actúen con rigor. «No se puede hablar de cocina alfonsí si se incluyen ingredientes que no estaban en Europa en esa época, como los tomates o las patatas.”

Pretende el Cronista, con estas declaraciones, saber más que nuestros ediles municipales o que los cocineros locales. Y es que en todo momento es menester defender a ultranza las siempre oportunas y convenientes ocurrencias de nuestros ediles, más que el rigor cientíco e histórico. Si los platos presentados en estas Jornadas incorporan patatas, aún antes de que éstas llegaran del Nuevo Mundo, por algo será, y quizás sea momento de revisar la Historia. No pretendan los cronistas y cronicones cuestionar o saber más que nuestros políticos. La Historia ha de ser lo que convenga en cada caso, y más cuando de ello depende la promoción del comercio local.

¡¡Enhorabuena a todos!!


Comments

Nomnre

Email

Sitio gües

Expláyese, joven