DESAGRADABLE SUCESO DOMESTICO (Con feliz final)

marzo 19, 2009 | Deje usted un comentario

 

 

 

De vez en vez surge alguna historia doméstica que distrae la vida ordenada de nuestra localidad. En el suelto inferior (pinche sobre él para expandirlo) se recoge uno de tales sucesos ocurrido en una casa de la ciudad.

 (La Vanguardia, 28 de Julio de 1883)

Sin duda estas disputas tienen su origen en el modo en que el Gobierno central está tratando todo lo relacionado con la vida familiar, pilar de nuestro orden social, relativizando la unión sacramental e indisoluble del matrimonio, y ponderando, más de lo que sería deseable, el papel de nuestras féminas. Hasta tal punto quiere llegar la voluntad del sexo débil que se ve capaz de litigar con un hombre por una cuestión de propiedades.

Hace bien nuestra prensa local en no publicar semejantes noticias, hacerlo supondría contribuir a que otros ánimos femeninos se inflamaran, principiando con ello un desagradable desorden social. El comprensible arrebato de nuestras señoras y señoritas tiene su origen en un espíritu indócil que se expande merced a los indeseables resquicios de nuestro ordenamiento social. Es inaplazable cerrar y sellar definitivamente tales resquicios, y hacer una llamamiento a las diferentes instituciones sociales para que mantengan ocupadas a nuestras mujeres, bien en el seno familiar, atendiendo a sus quehaceres naturales; bien en el desarrollo de una moderada vida social en la que los pasatiempos que para ellas ingenia el Gabinete de Equidad de nuestro Consistorio son, más que una sencilla distracción, una muestra aplicada y eficaz de la moderna ciencia terapéutica.

 

*********************************O**O**O*******************************

C O M E R C I A L E S

*********************************O**O**O*******************************


Comments

Nomnre

Email

Sitio gües

Expláyese, joven