La plaga de langosta provoca una crisis en la Caja de Ahorros Manchegos

marzo 4, 2009 | 1 comentario

Según ha podido averiguar la redacción de Mundo rancio, los responsables directivos de la Caja de Ahorros Manchegos acaban de acordar una serie de medidas para salir de la crisis en la que se halla merced a la vergonzosa avaricia de unos cuantos miserables labradores de la región. Los directivos de la entidad han recordado en un teletipo que en ningún modo es imputable al Gobierno de las Regiones Manchegas ni a la avidez de algunos industriales el estado maltrecho en el que se encuentra la entidad crediticia. Antes bien, la causa primera y última es la plaga de langosta que viene asolando los campos y cultivos manchegos desde hace algunos años.

Sin embargo, la Naturaleza, a través de estos temibles insectos voladores, no es la última culpable de la crisis que ahora nos atenaza y que afecta a nuestra primera entidad fiduciaria. No. La culpa última está en la avaricia de tres o cuatro agricultores que para enriquecerse más y más han pasado años incrementando sus cultivos, roturando para ello los terrenos que han estimado precisos. Lo vergonzoso e inaudito del caso es que esos individuos, criados en una profunda e insana ignorancia, han acaparado el cuarenta por ciento de los terrenos cosechables.  Su codicia les ha llevado a emplear campos y solares, en muchos casos sustrayéndolos al uso y disfrute públicos, para cultivar más y más; sin pararse a observar si las lonjas primero y el mercado después podrían absorber toda su producción cerealística. Esta sobre-explotación de los campos ha incentivado la fecundidad de ese insecto maldito que es la langosta. E igual que el Dios de Moisés envió a este destructivo animal en forma de plaga para aplacar la soberbia del Faraón, así ahora el mismo Dios nos lo envía para castigar la vanidad de esa cuadrilla de  miserables y codiciosos campesinos. Pero , ¡ah!, entonces como ahora no sólo pagan los pecadores, sino también los justos comerciantes y gobernantes, promotores de tantas iniciativas de interés general, como el famoso Aeródromo que se intentó instalar en las inmediaciones de nuestra capital, pero que sólo duró unos meses. O como la iniciativa de nuestro Ayuntamiento de construir un Electrovía con el que agilizar el transporte urbano e interurbano (nuestra redacción ya está preparando un reportaje sobre el asunto).

En consecuencia, los directivos de la Caja de Ahorros de Castilla-La Mancha en sintonía con las directrices del Presidente de las Regiones Manchegas han decidido retroconvertir la entidad en una sociedad crediticia fiel a su origen primigenio. Así, pasará a denominarse, como antaño, Caja de Ahorros de El Crédito Manchego; y trabajará en pesetas. Moneda mucho más simple, versátil y cómoda para las sencillas gentes de nuestra tierra.

En conferencia de prensa han presentado su nueva imagen, así como la estrategia de mercado que acometerán a partir de ahora. Todo ello puede verse en la imagen inferior.

 

 Algunos análisis de especialistas nos comentan el estado actual Retro-Caja:

(Fuente del análisis: Revista ilustrada de Banca, Ferrocarriles, Industria y Seguros. 10 de Junio de 1923)

(Fuente del análisis: Revista ilustrada de Banca, Ferrocarriles, Industria y Seguros. 25 de Mayo de 1926)

Sirvan estos informes emitidos por rigurosos sabios especialistas, para disipar cualquier duda sobre la fortaleza de nuestra entidad crediticia. Debiendo además entender la mayoría ciudadana que la única víctima de esta crisis es nuestra clase industriosa y gubernativa. Son nuestros gobernantes, industriales y financieros quienes sufren en sus bolsillos, y en su propia imagen, la crisis en que ha degenerado la codicia campesina.

No se engañe el sencillo y humilde ciudadano de nuestra localidad. Son las bajas capas de nuestra sociedad, las más miserables, la causa de la actual crisis. Es la langosta, abominable animal bíblico, la causa de que muchas iniciativas loables fracasen; la causa también de que nuestros ciudadanos humildes sufran hambre y desempleo; y el origen de que las arcas municipales menguen de forma inexplicable;  así como de que la salud de nuestra primera Caja regional se agrave. La langosta, sólo ella, es responsable de nuestros más prolongados y profundos males. Por contra, nuestras fuerzas vivas merecen todo nuestro reconocimiento y gratitud, pues a ellas sólo les mueve el bien común, y por eso promueven empresas quijotescas como corresponde a hombres hechos y derechos que lucen cuidados mostachos y sombreros hongo.


Comments

1 carta al director hasta ahora

  1. Santos on marzo 4, 2009 10:18

    Y, ¡ay!, la codicia campesina también amenaza con quebrantar, qué digo quebrantar, con rematar,las sólidas patas de ese gran coloso bancario, carcomiendo sus fondos, retirando sus ahorros, en una injusta, desvergonzada, torticera y truhanesca maniobra. Desagradecidos…
    Excelente reportaje y enhorabuena a la redacción de Mundo Rancio.

Nomnre

Email

Sitio gües

Expláyese, joven