Ciudad Real necesita una justicia gubernativa.

febrero 28, 2009 | Deje usted un comentario

Últimamente se están poniendo de moda en nuestra pacífica localidad la iniciación de disputas y pleitos por los motivos más peregrinos. Se acude a la justicia como se hace a la Casa de Socorro por un simple juanete. No hay que justificar que lo hagan nuestros más altos dignatarios y promotores industriales, para librarse de las acusaciones de la gente vil y de baja ralea; pero que ese tipo de individuos de baja estofa acuda a la justicia con igual asiduidad para recurrir sus caprichos es algo que clama al cielo. Se exige entonces que, no tardando mucho, la justicia en nuestra localidad sea motivo de intervención gubernativa.

Que cualquier ciudadano pueda acudir a la justicia por un simple despido o para recurrir la denuncia de quienes previamente han sido difamados vergonzosamente es, sencillamente, escandaloso. Una circunstancia que anticipa una anarquía que no deseamos para nuestra localidad.

La justicia debe estar para lo que se está. Si alguno de nuestros ilustres ciudadanos, sus esposas o sus animales de compañía son atacados por ese espíritu dañino que inunda las zonas bajas de nuestra sociedad, acúdase con legitimidad y autoridad a la justicia. Es lo que ha ocurrido en nuestra ciudad hace bien poco. Y es que Zapaquilda, la sedosa mascota de uno de nuestros hombres de sociedad, y a la que podíamos ver asiduamente por el Casino en compañía de sus dignos propietarios, ha sido atacada vilmente.

Exigimos a la justicia local una pronta resolución, condenando a la terrorista infame que acabó con la vida de tan dócil animal. Para ello, claro, la justicia debiera dejar de atender pleitos de trabajadorcillos ociosos y anarquistas que sólo hacen perder el tiempo. Si los jueces no anduvieran entretenidos en pleitos que no lo son, podría ya estar los dueños de Zapaquilda satisfechos.

Proponemos que la Guardia civil se persone en la Audiencia y determine con criterios gubernativos qué pletios han de estimarse y cuáles no, y de aquéllos que sean de interés cuáles han de satisfacerse antes.

En el suelto inferior puede verse el funesto suceso indicado que fue motivo de interés en la prensa nacional. (Pínchese para ampliar la imagen).

(Fuente: La Vanguardia, 23 de Enero de 1886)


Comments

Nomnre

Email

Sitio gües

Expláyese, joven