CRONICA AERONAUTICA DE CIUDAD REAL

noviembre 3, 2008 | 4 comentario

Tal como anunciamos en un suelto anterior se inicia hoy la crónica aeronáutica vivida por nuestra ciudad en los últimos años. El reportaje ha sido posible gracias al equipo de reporteros de Mundo rancio, así como a la inestimable información que hemos podido obtener del magnífico libro de Don Juan José Oña Fernández Sobre los cielos de Ciudad Real: La inquietud aeronáutica en la provincia (1900-1939) cuya lectura consideramos obligada para todos los naturales de esta ciudad; así como de los diversos diarios locales (Pueblo manchego y Vida manchega).

____________________________________________________________

********** 1912 **********

Sólo los gobernantes preclaros han tenido una idea sensata de lo que debe ser el orden y progreso social. En nuestra ciudad no ha habido ni hay figura pública más inteligente que la de los concejales de festejos, verdaderos ingenieros de la paz y bienestar sociales. Ha sido su espíritu eminentemente rancio y abúlico el que ha permitido que nuestra ciudad haya sido y sea conocida por empresas e iniciativas festivas y lúdicas. Esta circunstancia llena de satisfacción y orgullo a los sencillos ciudadanos, que no necesitan más expectativa que la que les da el iluminado concejal de turno.

Es en ese incontestable marco de intelectualidad festiva, en el que hay que insertar de forma juiciosa el inicio de la actividad aeronáutica en nuestra ciudad. Las atracciones aéreas han sido siempre, en en los últimos años, sobre todo a principios del siglo XX, un elemento de primer orden en las programaciones festivas y patronales de los pueblos de mayor raigambre. Nuetra ciudad no podía ser menos, y así lo entendió la egregia mente de nuestro querido concejal de festejos, Don Leopoldo Acosta a quien de una forma tan merecida se econmia en la ilustración inferior.

(Vida manchega, 15 de Agosto de 1912)

En estas fiestas estivales no faltan, como hoy, actividades de todo tipo: feria, puestos con artículos curiosos, teatro de verano, proyecciones de cinematógrafo en plena calle, bailes, corridas de toros, música de la banda, reparto de panes entre los pobres, cena de sociedad en el Casino, y cómo no, filigranas aéreas. El último signo de la modernidad.

Nuestra ciudad, en estos años, a penas si ha cambiado un ápice, si acaso se han suprimido con acierto algunas actividades más culturales que festivas, y por tanto desubicadas del marco general. De nuevo la intervención dignísima de nuestros gobernantes ha sido acertada.

Ésta es la sabia y adecuada función de lo aeronáutico: una sencilla actividad recreativa, que permite llenar los momentos ociosos de nuesros ciudadanos gracias a las no menos ociosas mentes de quienes nos gobiernan. Convertir esta lúdica actividad en cuestión de industria es para nuestra ciudad un verdadero desacierto, pues a sus ciudadanos les basta con ver los aeroplanos como quien ve las luces navideñas.

(Vida manchega, 22 de Agosto de 1912)

En la imagen superior puede verse el momento en el que el famoso aviador Lacombe es conducido en vehículo animal desde el Grand Hotel, en el que se alojó, hasta el improvisado campo de aterrizaje situado en la zona de la Granja (lo que hoy llaman Campus y Rectoría universitaria).

Como puede verse el experto piloto realizó elaboradas acrobacias que hicieron las delicias del público congregado en las gradas habilitadas al efecto. Todo el espectáculo fue supervisado por el alcalde Sr. Pérez Molina. La prensa local rindió homenaje al prestigioso volador con un artículo publicado en el diario Pueblo manchego el día 22 de Agosto de 1912

El éxito y entusiamos levantado por esa primera Fiesta de la aviación puso en movimiento la maquinaria intelectual de algunos gobernantes y, en años sucesivos, además de repetir la iniciativa festiva se iban a proponer otras de mucho mayor alcance, como podrá verse en la próxima entrega de esta crónica.


Comments

4 cartas al director hasta ahora

  1. stephen haworth on noviembre 3, 2008 19:41

    Gran reportaje periodístico. Felicidades a la redacción de Mundo Rancio.

  2. juan jose on noviembre 4, 2008 10:03

    Con satisfacción y no menos sorpresa he disfrutado tanto de la jugosa crónica, de la preciosista presentación y del contenido de esta página. Es encomiable, divulgará el ayer ciudadrrealeño y demuestra un buen hacer recreando una atmósfera que a todos deleitará.

    Saludos.

    Soy el autor del libro al que hacen referencia y les quedo agradecido por la referencia y a su disposición.

    Buenos vuelos!!

  3. Don Lino on noviembre 4, 2008 11:37

    Estimado Sr. Oña Fernández es para nuestro Boletín un placer tenerle entre sus lectores.

    Sólo querríamos aclararle que nuestra finalidad no es ya divulgar el ayer ciudadrealeño, sino comprender el hoy a través del ayer. Y poner en evidencia que ciertas experiencias modernas de nuestra ciudad fueron ya verificadas hace algunos años, en un eterno retorno que debemos fomentar desde medios como éste.

    Esperemos que con este esfuerzo, la mocedad local pueda conocer lo que fue el pasado reciente de su ciudad, reconocerse en él hoy, y corregir sus desviaciones díscolas para pertuar así el orden y la paz social que tanto importan a este Boletín y a los gobernantes.

    Sin otro particular, reconocemos de nuevo nuestro vivo alborozo al contar con su estima.

    Reciba usted un efusivo saludo.

    Ah, y no deje de tomar Hipofosfitos salud y Anís Hervás, patrocinadores de Mundo rancio.

    Don Lino. Director de Mundo Rancio.

  4. El origen de la crisis actual y nuestra Caja de Ahorros. : MUNDO RANCIO on marzo 4, 2009 0:46

    […] los justos comerciantes y gobernantes, promotores de tantas iniciativas de interés general, como el famoso Aeródromo que se intentó instalar en las inmediaciones de nuestra capital, pero que sólo duró unos meses. O como la iniciativa de nuestro Ayuntamiento de construir un […]

Nomnre

Email

Sitio gües

Expláyese, joven