Utilleria rancia – El bidé o bidet

abril 22, 2008 | Deje usted un comentario

Uno de los triunfos del llamado Siglo de las Luces ha sido el invento que hoy presentamos y que sin duda nos indica que no todo fue malo en aquella época de ilustración, prólogo de la degeneración del orden social que hoy vivimos. En fin, que los tiempos trajeron más higiene y la necesidad de estar en constante movimiento, bien por negocios, bien por necesidad o afición. Es en estos momentos cuando el bidet portátil cobra su verdadera dimensión. No puede emprenderse ningún viaje sin incorporar en el equipaje este magnífico artefacto cuya utilidad tanto más se aprecia en épocas de canícula, cuando tan necesaria es la higiene y tanto se agradece el refresco allí donde los calores más se aficionan con el cuerpo. Es por ello que en el equipo de viaje del hombre rancio no falta esta fabulosa máquina. Si, como en el caso de la que aquí se presenta, ésta tiene tan perfecta manufactura puede emplearse, una vez llegado al destino, como bonita mesa auxiliar incluso escabel para el reposo de los miembros inferiores. En fin, que todo son ventajas y no merece más detalle para justificar su existencia y propiedad.

Mucho del valor y arrojo que admiramos en esos prohombres del siglo, que tanto han hecho para preservar nuestros más gloriosos valores, se debe al confort y la estima que de sí mismos tuvieron gracias a los baños de asiento que alcanzaron con este invento definitivo.


Comments

Nomnre

Email

Sitio gües

Expláyese, joven